LA PELÍCULA

Buen Viento Buena Mar

Maria Catalina Sandoval, la hija de un Almirante de la República de Colombia se embarca en el buque ARC Gloria, el buque insignia de la Armada Nacional, para ir tras sus recuerdos; los de ella y los de su padre. En ese viaje, el pasado y el presente confluyen en un mismo espacio para que Catalina se reencuentre con su padre y una vez en tierra, se reencuentre con ella misma y se despida de él. 

 

En la mirada de una niña de cuatro años un buque siempre será un cuento de fantasía. Para Catalina el “Gloria” ha estado presente en su vida a través de su padre, Alberto; de su mano y con su voz aprendió a soñar, navegó los siete mares, conoció Australia, supo qué era la Aurora Boreal y cruzó tormentas en el Océano Índico, luego de conocer islas desiertas. Junto a Alberto, aprendió a amar el mar y a los marinos.

 

En su adolescencia, el mundo de Catalina se volcó hacia el arte y la música, un mundo que chocaba con la formación de Alberto; en ese momento, las vidas de Catalina y su padre eran como antípodas; opuestas y lejanas.

 

Treinta años después, Alberto está viejo. Catalina entiende que el destino es ineludible y que necesita navegar, enfrentarse a ese mar del que tanto escuchó hablar a su padre, para conocerlo y poder capturar en su memoria lo máximo posible de su vida, para que la historia no se desdibuje ni se deteriore. El Gloria se vuelve un espacio - tiempo en el que, por fin, ambos mundos confluyen. Es en los momentos más emocionantes de la vida de su padre, que Catalina encuentra la inspiración para este documental.  

 

El buque zarpa, comienza un viaje en el que se entretejen el pasado y el presente. Alberto ha muerto, sus cenizas han sido fondeadas en el mar, pero a través de unas cartas escritas en 1970, le va develando a Catalina la intimidad de navegar. La tripulación del “Gloria”, el Jefe de Cubierta y su Comandante son los personajes que le dan vida al crucero de hoy. Ellos rompen su rutina para contar historias y desnudar su alma. En ellos Catalina descubre la esencia del marino, todo lo que le contó su padre y que sólo se hace latente en el mar.

 

Después de seis meses de navegar por el mundo, el “Gloria” regresa a casa. Sus tripulantes se reencuentran con sus familias. Pero para Catalina, el regreso tiene otro significado: ella dejó a su padre en el mar, y en el proceso, se reencontró consigo misma y entendió que la lección que le dejó su padre fue la de ir a conquistar el mundo de la misma manera como él lo hizo.

 
 

EL ORIGEN

TEXTO DE CATA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL ORIGEN

Buen Viento Buena Mar

El olor que surge de la mezcla del aceite y del agua de mar es quizás el primer recuerdo. Es el olor de los muelles de la Base, es el mar de Manzanillo y el aceite de los buques. Es una aventura de la memoria en donde yo estoy cogida de la mano de mi viejo, de mi héroe, el marino, el de la guitarra, el de los amigos. Su voz gruesa y firme siempre me generó tranquilidad; aunque el tono de autoridad con que lo oí mandar me hizo sentir orgullosa y protegida, a veces me asustaba el hecho de que la disciplina se me salía de las manos.

Con esa voz aprendí a soñar; con ella navegué los 7 mares, viajé cuatro veces en el Gloria, conocí Australia y el mar de Tasmania; supe qué era la Aurora Boreal; crucé la línea del Ecuador mientras lo coronaban como Rey Neptuno, y brindé con vino en las Antípodas de Cartagena. De su mano amé el mar y a los marinos.

Esos recuerdos me ubican en una realidad ineludible, y es que crecí en ese mundo del mar, las velas, los buques y la Marina colombiana. Sin embargo, cuando fui adolescente ese mundo fue muy distante y entraba en conflicto con el mío; era saxofonista de una banda de ska y montaba en patineta por toda la ciudad. En ese momento, ser hija de un almirante discordaba con el mundo sin armas con el que soñaba en una época de violencia, bombas y narcotráfico en Colombia.

Estudié artes plásticas en la Universidad de los Andes y siempre tuve un interés por el video. Estaba en Buenos Aires estudiando cine documental cuando llegó el Gloria. La emoción que sentí me tocó un montón de fibras. Tuve la oportunidad de navegar en el buque mientas salía al mar por el Río de la Plata, y en ese momento supe que la mejor forma de conectar con mi viejo era buscar su pasado, recordar sus aventuras y ese sentimiento infantil de maravilla que me generaban sus historias del buque.

El buque ARC Gloria es el embajador de Colombia ante los mares del mundo, es el buque en el que se forman los marinos colombianos y un referente para todos los colombianos; sin embargo esta es una historia que no se ha contado. Esta es la primera vez que la Armada Nacional permite el ingreso de un equipo de rodaje durante una de sus travesías. Basada en mi experiencia personal y en la oportunidad que me brindaron, este es un documental que no solo cuenta mi historia y la de mi papá, sino la de todos los tripulantes y comandantes que han pasado por el Gloria, y el impacto que esto ha tenido en ellos y en sus familias

 

LA CRONOLOGÍA

Buen Viento Buena Mar

Se podría decir que desde que nací, o desde que nació mi papá, se empezó a gestar esta idea. Pero en realidad ha tomado muchos años de mi vida adulta contar esta historia que es tan importante para mi. Entendí después de muchos ires y venires lo que mi papá significaba para mi; fue en su enfermedad y su muerte, cuando pude conectarme con él y aprender sobre su vida y esas fantasías que creaba en mi cabeza cuando oía sus historias sobre sus viajes en el Gloria. Quiero a través de mi historia personal, contar la historia de todas las familias del Gloria que han vivido y vivirán lo mismo que yo.

Hacer este documental no ha sido fácil. Desde que tuve la idea en el 2007 en Buenos Aires, han pasado 11 años. Ni siquiera mi papá pensó que me iban a dar el permiso de abordar en el Gloria, pero lo logré. Siete años después, y sorteando muchos obstáculos, estamos en postproducción con un equipo en el que creo y del que me siento muy orgullosa.

 

Este ha sido el proceso:

 

  • 1932: nace Alberto Sandoval Solano.

  • 1951: Alberto entra a la Armada de la República de Colombia.

  • 1974: nace Maria Catalina de la Cruz Sandoval Luna.

  • 1968: Se construye el ARC Gloria. Es terminado en los Astilleros de Celaya, España y llega a Colombia en julio.

  • 1970: primer crucero de Albero en el Gloria como Jefe de Cubierta y tercer oficial a bordo.

  • 1971 - 1972: cruceros de Alberto como Segundo Comandante del Gloria.

  • 1979: cruceros de Alberto como comandante del Gloria.

  • 1990: la familia Sandoval Luna vive en la Base Naval de Bahía Málaga. Es aquí donde Catalina tiene un contacto más cercano con el trabajo de Alberto.

  • 1995: Catalina entra a estudiar artes plásticas en la Universidad de los Andes.

  • 2001: Catalina se gradúa de Artes Plásticas y Música de la Universidad de los Andes.

  • 2007: Catalina estudia una maestría en Cine Documental en Buenos Aires. Como parte del crucero de ese año, el Gloria llega a la ciudad y Catalina tiene la oportunidad de ver por primera vez ese lugar: el Gloria fuera de su país. Lo que vio y sintió al verlo llegar al puerto con los cadetes por alto cantando el himno nacional, la conectó con Alberto, la hizo sentir nostalgia y distancia de su padre. Así plantea el proyecto de Buen Viento Buena Mar.

  • 2008: Alberto tiene una falla renal.

  • 2009: Catalina plantea el proyecto a la Armada Nacional. El proyecto es rechazado a último momento.

  • 2010: Catalina vuelve a Colombia a estar con Alberto. La Armada pospone la idea del documental. Catalina insiste con la idea.

  • 2010: el 24 de diciembre Alberto muere.

  • 2011: el 13 de enero la Armada le da la autorización de embarque a Catalina para navegar en el crucero 2011 con rumbo a Estados Unidos, el Mar del Norte, Marruecos, España y las Antillas.

  • 2011: del 13 de mayo al 4 de junio Catalina y el equipo se embarcan por primera vez por un mes entre Cartagena, Colombia y Alexandria, Boston, Estados Unidos.

  • 2011: entre el 26 de septiembre y el 26 de octubre, Catalina y el equipo se embarcan por otro mes entre Santa Cruz de Tenerife (España) y Cartagena (Colombia).

  • 2012 – 2018: con mucha dificultad y varios obstáculos, Catalina ha seguido en la postproducción de esta historia que parece una tarea imposible, pero que desde ese día en Buenos Aires que salió navegando en el Gloria por el río de la Plata, supo que tenía que contar.

CONTACT

© 2018 by videorgánica

ALL RIGHTS RESERVED OVER VIDEO/TEXT/PICTURES

  • Grey Vimeo Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon